Gamal Serhan Jaldin

En cualquier conversación familiar o de amigos, es inevitable hablar de la Inteligencia Artificial y todo sobre el Chat Bot GPT, pues está de moda.

Hace un par de días escribí un artículo titulado “Inteligencia Artificial y Transformación Digital”, artículo que fue escrito casi en su totalidad con el ChatGPT y si la mayoría no llegó al final del artículo no se dio cuenta de ese pequeño detalle.

Es tal el boom del ChatGPT que se estima que alcanzó los 100 millones de usuarios activos en solo dos meses después del lanzamiento, siendo la aplicación para consumidores de más rápido crecimiento en la historia. TikTok tardó unos nueve meses, Instagram dos años y medio y Spotify tardó casi 5 años en llegar a los 100 millones de usuarios.

La empresa OpenAI fue creada el 2015 en San Francisco por un grupo de empresarios; entre ellos Elon Musk (quien renuncio el 2018, pero sigue siendo donador), y en diciembre del 2022 lanzo el Chat GPT-3 (Generative Pre-trained Transformer 3).

El 2019, Microsoft invirtió mil millones de dólares y créditos en la nube en OpenAI, y compró una licencia para la tecnología GPT-3 en 2020, lo que hizo que sonaran las alarmas en Google, pues su buscador es su principal fuente de ingresos. En enero de este año, Microsoft anunció un nuevo nivel en su alianza con OpenAI, que se cree se ha traducido en una inversión de 10.000 millones de dólares que Microsoft realizará en OpenAI a lo largo de varios años, incorporando la última versión de esta tecnología en su buscador BING. Así que nos espera una batalla muy interesante entre los dos gigantes que seguro nos beneficiará a todos.

Lo único de malo, por el momento, es que Chat GPT-3 está limitada a la información que llega hasta septiembre el 2021. Por ejemplo, si le preguntas qué pasó entre Shakira y Piqué, te dirá que no tiene acceso a información privada o personal de Piqué y Shakira, o peor, si le preguntas cuanto vale un Bitcoin te dirá que su valor fluctúa constantemente en función de la oferta y la demanda.

Hay otras herramientas como Perplexity, que están actualizadas al día con la información, o ChatSonic que hace lo mismo que Chat GPT-3, pero todos sus datos están actualizando día a día. Puedes hacer las mismas preguntas que le hiciste a Chat GPT-3 y te contestaran con información actual.

Lo cierto es que el uso de la Inteligencia Artificial (IA) se ha masificado en todo y para todo, tanto así que incluso hay páginas web que son directorios de todas las páginas web que usan IA para diferentes categorías como, por ejemplo: Aifindy o Futurepedia.

Algunas de las aplicaciones más populares de inteligencia artificial son: Herramientas y aplicaciones de inteligencia artificial en marketing, aplicaciones para la generación de contenidos, como Articoolo y Buzzsumo, aplicaciones para la generación de presentaciones, como Beautiful y Tome, asistentes virtuales como Siri y Google Now, aplicaciones que ayudan a mejorar la salud mental, como Youper o aplicaciones para la automatización de procesos industriales.

Obviamente, como en casi toda nueva tecnología, la mayoría son páginas web gratuitas, aunque algunas ya tienen sus versiones de paga, que ofrecen características premium.

Lo cierto, es que, si bien la apuesta por la inteligencia artificial busca automatizar procesos y por ende reducir personal que realiza tareas repetitivas, también ha ingresado en áreas creativas que antes se pensaba era imposible sustituirlas por “máquinas”.

Ahora bien, como dice mi amigo el Dr. Alberto Sanjines Unzueta “…la exigencia de usuario tiene que ver con la calidad del resultado, y ya no con el detalle de si es o no IA”. Es decir el resultado del uso de la Inteligencia Artificial dependerá de quien lo use y como lo use. Un martillo es una herramienta que puede servir para construir o destruir, dependiendo de las manos en la que este.

Lo cierto es que ahora tenemos la Inteligencia Artificial en todo y para todo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.